LA ISLA

Tan pequeña la isla y tan señora,

tan inmune a la cólera marina,

tan colmada de gracia femenina

siempre igual y diversa cada hora.

 

Eres tú siempre, cuando el sol te dora,

o te envuelve la luna o la neblina;

y ante tu verde majestad inclina

su orgullo el mar que en vano te enamora.

 

Dices de soledades resguardadas,

de plenitudes de eternal cimiento

pese a la muerte y al dolor logradas.

 

Tan pequeña la isla y tan señora.

Es más del insondado firmamento

que del mar que a sus pies ruge e implora.

       
 

 

Dirección para
contactarse con esta
página:

leogaret2017@gmail.com