Um sorriso para o destino

 

Um sorriso para o destino

 

Por Leonardo Garet

 

 

El último libro del proteico Cyro Martins, novelista, ensayista, que rinde desde hace décadas una obra sin pausa ni desmayos, es Um sorriso para o destino (Porto Alegre, Ed. Movimento, 1991). Este libro se divulga entre nosotros precisamente en momentos en que Cyro, uno de los escritores más prestigiosos de Brasil, comienza a ser traducido al español.

 

Título

El título funciona como un inductor de lectura: "Um sorriso para o destino". ¿Quién resiste al llamado de antemano comprensivo del mañana? El destino alrededor del cual giran los acontecimientos de la novela -el género se considerará más adelante- es el de Rufino Delgado, juzgado por haber cometido el asesinato de su mujer, Marcelina (una fazendeira poderosa de Uruguayana) y de su amante, un joven y prometedor político. El peso de la costumbre hace que, más allá de consideraciones como la del valor de la vida humana y el error de la justicia por mano propia, Rufino sea absuelto por el jurado, viaje entonces a Uruguay, de donde es oriundo y allí reciba la herencia de un tío muy rico. La sonrisa del destino. ("Siempre alguien hallaba un camino para él" p.71).

 

Género

Si se considera el suceso como determinante del género cuento y no su extensión (criterio que no puede fijar el género con rigor) se puede afirmar que Un sorriso para o destino se trata de un cuento largo. Todos los hechos giran en torno al juicio que define el destino del protagonista -los largos tramos finales dedicados a exponer las distintas reflexiones de los jurados sobre la decisión a tomar, que a veces derivan en consideraciones acerca de sus propias parejas y la posibilidad de verse ellos mismos enfrentados a una situación de infidelidad conyugal están, a mi modo de ver, indisolublemente unidos al desenlace: el prejuicio machista, la defensa de la honra del hogar reaparecen como el leit-motiv de todos ellos-.

 

El tiempo de la ficción

El narrador fija con precisión los hechos: el jurado tuvo lugar el 28-XI-1928 y la narración abarca hasta el 3-X-1930. El trasfondo histórico, el levantamiento de Getulio Vargas contra el poder federal, sirve para mostrar que aún en el plano político, Rufino había tenido la suerte de poder mantenerse al margen ya que en esa época -1930- ya estaba en Uruguay. Por otra parte, estos hechos verificables, constituyen una forma de conferir mayor realismo al drama individual que se narra.

El juicio ocupa un espacio privilegiado ( de pág. 7 a la 63) y por las pautas temporales se puede calcular que dura unas doce horas.

El tiempo transcurre morosamente y la inclusión de las reflexiones de los distintos personajes, así como las referencias a los discursos del fiscal y la defensa, marcan ese "tempo" lento que sugiere una experiencia angustiante e interminable para el protagonista. Una vez concluido el juicio, el relato se vuelve mucho más ágil. Entre la pág. 63 y la 71 se narran los dos años siguientes de la vida de Rufino, años de prosperidad, en los que el asesinato parece haberse borrado por completo.

El cambio del narrador omnisciente, focalizador de todos los sucesos del primer momento por la focalización a través del diálogo, confiere una agilidad especial a la narración de las últimas paginas.

 

El protagonista

Amante del tiro al blanco, hijo de un patriota uruguayo que había peleado con Saravia, enemigo del trabajo pues había vivido de la herencia de su padre, y después a costa de su mujer, no llega a resultar en ningún momento antipático. Tenía una amante, Juanita, quien se queja que Rufino no le daba dinero suficiente. Las relaciones con ella se infieren de sus palabras y de la referencia del narrador: iba toda vestida de puta (pág. 11). Si no resulta antipático es porque en el contexto de los personajes no es el único que presenta debilidades. Leyendo atentamente la página 10 en la que se efectúa la nómina de los siete vecinos que ofician como jurado, se ve que ninguno presenta una imagen de absoluta confianza. Son todos vecinos experimentados en esas lides quienes juzgan a Rufino: están examinando de alguna forma su propia propuesta moral.

 

El tema

El relato plantea cómo un determinado orden social, con sus valores establecidos puede resultar propicio para individuos trepadores, inescrupulosos al punto de absolverlos del asesinato de su esposa y favorecerlos con una fortuna sin haber trabajado nunca.

Se omite el tema del amor, al menos en lo que concierne directamente al crimen. Se plantea el adulterio, la ofensa del honor familiar, la tradición. Hay en todos los personajes una atención desmedida a la apariencia, desde la peroración de los abogados (ver pág. 25) hasta la preocupación por la "cara" que puede poner la esposa de uno de los jurados según lo que éste decida votar (pág. 47).

El orden social es excento de sinceridad, de pasión, de autenticidad y se mueve entre fornicar con los amantes y defender la honorabilidad. Campea el prejuicio y el individualismo en todos los aspectos. Cyro Martins reconstruye con acierto lo que se supone fue la sociedad de Uruguayana de esas épocas, sobre la que cayó la pesada dictadura de Vargas.

 

Final (o casi)

Se vuelve al comienzo. Este oceánico escritor que nació en el distrito de Sao Joao Batista de Cuaraí, en 1908 -que es además médico siquiatra y que empezó su carrera en 1934 con Campo fora- merece una atención detenida, un estudio que acompañe la evolución de su narrativa teniendo en cuenta sus logros representativos. La traducción de su obra al español es una deuda que con él mantenía nuestro idioma y que apenas se empezó a saldar. Cyro Martins vive actualmente en Porto Alegre, rodeado de su esposa y de sus hijos. Los tiempos de integración lo acercarán cada vez más. Como promesa de acercamiento a su literatura, Cyro Martins es hoy para los uruguayos -y sin la ironía del título- una sonrisa del destino.

-------------- 

 * Cyro Martins. Um Sorriso para o Destino. Porto Alegre, Movimento, 1991.

       
 

 

Dirección para
contactarse con esta
página:

leogaret2017@gmail.com