Amsterdam

Leonardo Garet 

" Otoño del 2008, núm 2  "

1

Una casa de cuatro pisos 
camina cien metros 
a los lados del agua 
que se entretiene en mirarla

nada queda afuera de la pintura 
que el sol forma con los techos 
            los árboles y el agua.

            .   .   .

Las calles y las bicicletas 
se apoyan en un marco 
de los museos Rembrandt y Van Gogh

al borde del canal 
dos niños comen casas de chocolate

el silencio de Amsterdam 
es el canto del dios del agua

que instala su casa 
entre los hombres.

           .  .  .

 

  Con los niños en alto 
                                 y las mujeres en ojos entornados

                                        el sol es el extranjero 
                                        en la cabecera de la mesa 
                                        invitado a recorrer los jardines 
                                        a andar en bicicleta 
                                        a probar queso con nueces 

                                        no se le pregunta nada 
                                        para que el amarillo no tenga desgarrones 
                                        se le aprieta la mano 
                                        porque se conoce 
                                       que al momento siguiente 
                                        y sin ningún motivo 
                                        el extranjero se marchará.

       
 

 

Dirección para
contactarse con esta
página:

leogaret2017@gmail.com