MENOS ES MÁS

MENOS ES MÁS*


 

MINI PRÓLOGO

 

     ​Si de una novela inventora de la novela a algunos lectores les queda solo un hombre peleando con molinos de viento, si de una navegación infinita de un hombre, queda su mujer tejiendo y destejiendo un sudario, ¿qué quedará de estas micro ficciones que terminan cuando se contemplaba su nacimiento?.
     Veinte integrantes del Taller Literario Horacio Quiroga, de Salto, intentaron que la parábola de un suceso se imprimiera en un punto que fuera lo suficientemente atractivo como para recrear un estremecimiento.
​     Por breve que sea el cuento o el poema, es un largo camino hacia la comprensión inmediata, la ventana abierta y vuelta a cerrar, hacia un paisaje desconocido y al que vale la pena asomarse. De cada uno de los autores del conjunto Menos es más podría decirse lo mismo que de los metafísicos de Tlön, que “no buscan la verdad, ni siquiera la verosimilitud; buscan el asombro”. Y el asombro no necesita, ni resiste muchas palabras.

Leonardo Garet

 

 


 

 1.- Ilusión

​     Mario era arquitecto. Movía planos de allá para acá. Tenía una camioneta y una linda casa, cuando de repente un señor le habla y le dice: Marito, no se me duerma en el escalón, tome, sólo tengo estas dos galletas oreadas y esta cebadura.

A. S.

     2.- Equilibrio​

     Desde su cama, envuelto en yeso, vio dos gatos caminando sobre el pretil. Ellos sí saben hacerlo –pensó- y además, no toman alcohol.

J. C. F.

     3.- Elección

     Era feo, viejo, pobre y enfermo. Le ofrecieron la vida eterna. En toda la calle se escuchó el portazo.

M. G.

     4.- Cenicientas

     ​El viejo carro lleno de zapallos cruza el puente. Del otro lado las niñas esperan que aparezcan los ratones convertidos en caballos.

S. H.

     5.- Ocasión

     La señora viaja en un ómnibus entretenida en la lectura de su libro. Está muy resfriada. Saca un pañuelito de papel. Sin querer salen dos. Uno va a parar a la falda del hombre de al lado, que miraba por la ventanilla de enfrente. Al ver el pañuelito sobre su falda, lo toma y se suena la nariz.

T. P.

     6.- El choque salvador

     Soñó con su amante perdido y se levantó llorando. Enseguida salió a la calle y en menos de una hora lo vio. Se tomó de su brazo, y caminaron juntos por la eternidad.

I. V.

     7.- Un futuro mejor

     El niño gritaba mientras el enfermero le curaba sus manos y rodillas ensangrentadas.
     - La próxima vez jugá con rodilleras, muchachito.
     - No, la próxima vez yo espero afuera con el bolso y que salte por la ventana el Rodrigo.

L. R.

​     8.- Por amor al abuelo

     La angustia fue general cuando internaron al abuelo, pero, un mes después, acertó la lotería y todos festejamos... y fuimos en caravana, a visitarlo al manicomio.

W. D.

     9.- Presentación familiar

     -Ven que te presento a mis padres.
     Ella, muy nerviosa, lo acompañó. La llevó a varios metros de la casa y le dijo:
     -Acá viven.
     -Sí, ¿Dónde están?
     Le señaló una lápida, la toma de la mano y le dice: aquí también vivo yo.

D. S.

     ​10.- Confusión

     Abrió un paraguas que no debía y el viento se la llevó.

M. A.

     ​11.- Malas noticias

     Aquel ring-ring!! Me ensordeció mientras dormía.
     Llamaban de Montevideo … de parte de mi tía. Escuché deberían viajar urgente..
     Cuando desperté quise haberlo soñado…pero mi madre ya no estaba.

S. M.

     12.- Callejero

     El único dato de su marido que Griselda le dio a la policía el día que él desapareció fue que era adicto a los espectáculos de prestidigitación, magia e hipnosis.
     Ahora ella mira con cariño al perro callejero que desde hace un tiempo se echa a dormir en la puerta de su casa.
     Le encuentra cara conocida.

R. M.

     13.- Café

     ​Ella se sirvió un café; él le habló sin obtener respuesta. Se fue furioso, sin saber que ella se había quemado la lengua.

A. G.

     14.- El crimen

     La mujer de lentes oscuros sentada en el ómnibus lee con atención las noticias policiales en el diario. Aun nadie la ha descubierto.

R. C.

     15.- Que se callen!

     Ana le arrancaba la cabeza a sus muñecas y las enterraba en el jardín. Su madre asustada le preguntó:
     -Anita ¿por qué hacés eso con tus juguetes?
     Ana cabeza a gachas respondió:
     - Porque así no me hablan de noche.

R. M.

     16.- Destruidos

     Lloraban desconsolados, pero el ataúd estaba vacío...

R. P.

     17.- El veneno

     Terminó la lectura del libro dañino. Ya no podía pensar ni obrar igual.

A. Z.

     18.- Ángel

​     Alegría, juegos, risas en la esquina,
     De pronto una frenada seguida de un silencio y un ángel vuela al infinito

P. C.

     19.- El árbol

     -¿En la cárcel había pájaros?
     - De muchos colores
     - Había árboles, entonces.
     - No
     - Pero… ¿dónde vivían los pájaros?
     - En mí.

R. M.

     20.- Los Tell

     El temblor de las manos de Guillermo fue compensado con el movimiento de la cabeza del hijo.

M. G.

     21.- Sin tiempo

     Corrían los dos hacia la casa, pero el fuego corría más rápido y llegó primero. Quiso entrar por la ventana, pero el fuego nuevamente le ganó y entró primero. El hombre quedó para siempre solo.

R. M.

     22.- Celos

     En el letargo de la siesta era el del molino, el único sonido que recorría el campo. Orgulloso y altanero, se sentía el dueño del agua
y de la frescura.
     Molesto, el viento sopló huracanado, enganchó las aspas del molino y se las llevó muy lejos.

M. A.

     23.- Bichos

     -¡Ah! Gritaron las dos en cuanto se vieron y salieron corriendo en sentido contrario.
     -¡Qué asco! dijo la mujer.
     -¡Qué fea! exclamó la rata.

R. M.

     24.- ¡Eureka!

     ¡Eureka, lo encontré! –dijo el profesor Newton- y le lanzó una manzana por la cabeza al ladrón que escapaba.

W. D.

     25.- Más allá de una sonrisa

     Miles de monedas me miraban. Me decían: sácanos de aquí, queremos circular, ir de tienda en tienda. Yo las ayudé a salir. Ellas sonreían, pero… detrás de su sonrisa llegaba la cana.

D. S.

     26.- De dónde vino

     En la cocina, sonidos extraños, el cajón de verduras desparramado ¿será un ratón? ¡Oh noo! El gato atrapó un conejo. ¡Qué extraño! En el corredor hay una galera flotando.

P. C.

     27.- Pequeño cuchillo

     Todo está planeado: la hora exacta, la luna llena, ese barrio, la casa, la silla, la mordaza y el cuchillo pequeño que me permitirá cobrar la recompensa.

A. S.

     28.- Confesión

     El rejillado de madera no impedía ver los grandes ojos que imploraban una respuesta. Él, en rebeldía con su dogma, se pasó las manos por el rostro y dijo:
     -¡Eso, pecado no es! Es amor.

M. G.

     29.- Al principio fue un juego

     El ghanés pateando el penal, pensó que ya estaban en cuartos de final, mientras la pelota elegía reventarse contra el palo del arco. Las amenazas de muerte vinieron después.

S. H.

     30.- Descanso

     Cuando era chico le contaron que los fantasmas habitaban las casas vacías. La recorrió ayudado por el viento y comprendió que había encontrado un hogar.

J. C. F.

     31.- Historia del niño golpeado

     Tiritaba toda la noche, soñando que era feliz.

I. V.

     32.- Final

     Leyó la carta. Permaneció inmóvil un instante. Rompió el papel y se encerró a llorar.

A. Z.

     33- Sigue ahí

     Las cartas, las fotos, la ropa, se consumieron rápido con el fuego. Pensó que así, todo había acabado, hasta que en la noche sintió el olor a humo en su memoria.

R. M.

     34.- Jaque Mate

     Fue la partida de ajedrez más difícil de su vida. La Muerte se retiró, derrotada. Acarició a su gato, que abrió los ojos por primera vez desde el accidente.

J. C. F.

     35.- ¡Bendito ramo!

     Cuando la novia gritó ¡No!, el cura enmudeció, el novio palideció y la madre no insistió más en sostenerle el ramo.

R. M.

     36.- Máscara de paltas

     Nunca pensó que la coquetería salvaría su vida.
     El asesino huyó despavorido cuando abrió la puerta y se encontró con una mujer de turbante y cara verde.

S. M.

     37.- Sombras

     Dos niños se perdieron por el bosque y entre la soledad y el miedo, uno gritó: ¡un lobizón! Ambos salieron corriendo. El que iba más atrás dijo:
     - Los lobizones no existen.
     El otro respondió: -¿Entonces por qué la sombra del perro es tan grande?
     -Porque soy yo.

D. S.

​     38.- Encuentro

     Se encontraron treinta años después, sin saber quiénes eran. Sin querer se rozaron y sin mirarse se reconocieron.

A. G.

     39.- Armstrong

     La luna se iba a bañar, pero...no quería el mar, no quería el río ni el arroyo; se le antojó un charco. Nunca pensó que el hombre pusiera el pie sobre ella!

M. A.

     40.- Otra

     Es sólo una arruga, pensó, pasando su dedo por la cara, en el oscuro.
     A la mañana, desde el espejo la miraba otra persona.

S. H.

     41.- Tensión

     Cuando la rama se movió solté la flecha. En ese momento reconocí su mirada.

M. G.

     42.- El instante

     Fue corriendo hasta la Piedra Alta y llegó justo en el momento que ella daba el paso hacia adelante.

R. C.

     43.- Él vendrá

     Rebeca se había acostado y esa noche soñó que Él había venido. Fenómenos catastróficos sucedían, había accidentes y pánico, las tumbas se movían.
     Esa mañana se levantó y sin pensarlo dos veces, fue a confesarse.

A. S.

     44.- Paseo

     Le gustaba tanto ir al campo que no se dio cuenta de su pollera roja ni del toro.

M. A.

     45.- Oportunidad

     Una sola vez Olga vio caer una estrella. No tuvo tiempo de pedir su deseo. Desde entonces lamenta su soltería.

R. M.

     46.- Diez gramos

     Me contaron que el alma pesa diez gramos y esa noche soñé que juntos caminábamos sobre el agua.

M. G.

     47.- El duelo

     El diario publicó la historia de amor y la trágica fotografía. El marido tiró primero y la bala rozó al amante, quien titubeó inexplicablemente antes de que su disparo se perdiera entre los árboles lejanos. El fotógrafo murió aferrado a su cámara y con una bala en la cabeza.

J. C. F.

     48.- Encuentro con la muerte

     El hombre, de mirada perdida y rostro pálido, miró de refilón el diario que leía su acompañante y vio su nombre completo en las necrológicas.

R. C.

     49.- Sin tregua

     El cansancio y la sed lo torturaban, pero continuó andando, porque si adelante había un futuro incierto, atrás lo acosaban los perros de la policía.

W. D.

     50.- Sonámbulo

     Se levantó, abrió la caja fuerte de su mujer, luego se acostó.
     Al otro día apareció la policía.

A. S.

     51.- Durante el Entierro

     Mientras todos lloraban, arañazos se dibujaban en la madera dura.

I. V.

     52.- Tragedia

     Desde que empezó a caminar, Juan jugaba todo el día a la pelota en la callecita del barrio , lleno de gurises descalzos y caritas sucias. Corría... Se cruzaba entre los autos… Su ángel de la guarda era musculoso, pero un día se quedó dormido…

A. S.

​     53.- Vergüenza Familiar

     Cuando su padre se enteró de su embarazo, ya era tarde, Maria caía del precipicio.

I. V.

     54- Destino

     En la protectora, todos envidian la suerte de Boliche….Acaba de ser adoptado por un hombre apuesto, vestido de traje color beige.
     Moviendo la cola sube a una camioneta con ruedas enormes, pintada de colores y con un tigre en la puerta. En la esquina comienza a repartir panfletos y enciende los parlantes: “Esta noche espectacular función".

S. M.

 

 


M. A. - Myriam Albisu (Salto) Maestra, profesora de danzas y música y del Instituto de Formación Docente. Publicó los poemarios Cabitos de naranja (1993), Te doy mi palabra (2000) y Palabras en cubierta (2009).  
R. C. - Rocío Cardona (Salto), Prof.de Literatura y Lengua.
W. D. - Washington Díaz (Salto, 1959). Médico.

J. C. F. - Juan Carlos Ferreira (Salto, 1950) Arquitecto, docente universitario.
M. G. Miguel González.
A. G.
 - Alejandra Guglielmone (Salto, 1976), Mención en el Concurso de Poesía "Marosa di Giorgio", Primera edición, 2013.

S. H. - Sonia Hornos. (Tacuarembó, 1951). Maestra y Lic. en Cs. Biológicas.
R. M. - Roberto Machado (Salto, 1990), Prof. de Literatura, Egresado del CERP
R. M. - Rocío Menoni (Salto). Maestra, orientadora de Talleres Literarios para niños. Publicó el poemario A la orilla del vuelo, 2009.
S. M.- Silvana Montenegro (Paysandú) Abogada..

R. P. - Raquel Paganini. (Salto, 1945 - 2012).
A. P. 
- Angélica Pérez. (Salto, 1947). Maestra.
T. P. - Teresita Picción (Salto, 1934), Maestra, Prof. del Instituto de Formación Docente-Inspectora de Zona de Enseñanza Primaria.

L. R. - Lilí Ribero (Salto, 1946), Maestra.
A. S. - Alfredo Sobeski (Salto, 1996). Estudiante.
N. S. - Nina Sobeski (Salto,1993) Bachiller de Construcción (U.T.U.) Dibujante.
I. V. - Irene Viera. (Salto, 1993). Estudiante universitaria.

 


 

* Menos es más, es título sugerido por el Arq. Juan Carlos Ferreira, que recordó la expresión de Ludwig Mies van der Rohe cuando definió a su propia arquitectura y también al minimalismo, como Menos es más (Less is more). El minimalismo es un lenguaje artístico que ya existía pero no había encontrado aún a su mejor exponente arquitectónico. El siglo XX ya no sería el mismo después de Mies van der Rohe. Los autores fueron integrantes del Taller Literario Horacio Quiroga (2001-2012) dependiente de la Intendencia de Salto.

 

       
 

 

Dirección para
contactarse con esta
página:

leogaret@montevideo.com.uy